Inicio Noticias Inscripciones Foro Fotos Vídeos


Inicio
 
Noticias
 
Inscripciones
 
Foro
 
Fotos
 
Vídeos
 


"...el viejo lobo debe recordar que por encima
del techo del cine siguen brillando las estrellas..."





¿Cómo resumir en unas líneas lo que ha sido hasta hoy la trayectoria del Grupo Mainake?

Son tantas anécdotas, tantos recuerdos, tantos momentos de hermandad scout... 25 años haciendo Escultismo, tras las huellas del fundador de este Movimiento, Baden-Powell, que en 1907 sembró la semilla de lo que hoy es un árbol que extiende sus ramas por todos los continentes. (Bueno, y hasta en la Luna. No olvidemos que el primer hombre que la pisó era scout). Unos principios e ideales que constituyen todo un estilo de vida, que cuando en el verano de 1972 llegaron a oídos de un grupo de amigos, éstos no dudaron que merecía la pena intentar crear un grupo scout en Vélez-Málaga.

No era ésta, en realidad, una experiencia pionera, puesto que se dispone de datos fehacientes, e incluso fotografías, que atestiguan la existencia de Exploradores en nuestra ciudad ya en los años 20.

Pero el Grupo Mainake, tal como ahora lo conocemos, inicia su andadura en 1972, jugando en ello un importante papel el sacerdote Juan Miguel González Rubio, scout que había pertenecido al Grupo 39 “Santo Angel” de Málaga. El Grupo 39 fue nuestro padrino. Fueron los scouters de este Grupo, junto a Juan Miguel, los que se encargaron de la formación de quienes serían monitores de nuestro grupo en sus comienzos, instruyéndoles en el funcionamiento de las distintas Unidades, organización, el método educativo a seguir...

Y así comienza, después de un período de captación por los colegios, la andadura del Mainake, con Esteban Narváez al frente como Jefe de Grupo. Con la pañoleta blanca y verde; verde por ser uno de los colores de la bandera de Andalucía y blanca, en agradecimiento al Grupo 39, que luce este color en el filo de su pañoleta. Y comenzó con una Manada, que se reunía en el patio de la Casa Cervantes, con 4 seisenas (la blanca, la roja, la azul y la verde) y una Tropa Scout, que celebraba sus reuniones en Santa Rosalía, y que contaba con 2 patrullas. Meses más tarde surgiría la Unidad Esculta.

Al curso siguiente (Ronda73-74) la Tropa ya contaba con 3 patrullas: Aguilas, Leones y Ciervos. En aquellos primeros años los nombres de algunas patrullas solían cambiar cada nueva Ronda Solar, situación que se estabilizó cuando con la desaparición en la Ronda80-81 de las patrullas Jaguares, Ciervos y Pumas, se crearon los Antílopes, Buitres y Canguros, y al año siguiente los Mapaches. Excepto ésta última, las otras tres se mantienen en la actualidad, contribuyendo esta permanencia en el tiempo a la consolidación de unas tradiciones, rituales, historia en definitiva, que crean el verdadero “Espíritu de Patrulla”.

La primera excursión que realizó el Grupo al completo fue, como no podía ser menos, al Molino de los Pérez. Ese lugar que ya parece patrimonio nuestro, al que volvemos año tras año y que forma parte del recuerdo de todos aquellos que han pasado por este Grupo. Desde luego nadie, por poco tiempo que haya estado entre nosotros, puede decir que no conoce el lugar.

No olvidaremos, por supuesto, la creación paralela del Grupo de Guías, el Menova, grupo femenino con su Tropa de Guías, y su Manada de Alitas (el equivalente a los lobatos), cuyas reuniones se celebraban en la cochera de la casa de la familia Herrera-Fernández, y que pasaría en la Ronda 77-78 a fusionarse con el Mainake, creándose un único grupo mixto.

Era un grupo pequeño, familiar. Quienes vivieron aquella época recuerdan cómo alguna vez, al asistir a las acampadas en que cada año se celebra la festividad de San Jorge, Patrón de los Scouts, junto al resto de grupos de la provincia, decíamos que sólo habían asistido unos pocos en representación del grupo porque era muy numeroso. En realidad, esos eran todos los que había.

Crónicas de esos tiempos fueron los 3 famosos periódicos que en la Ronda 78-79 editó la Unidad Esculta, con nombres tan peculiares como: “Vida, ascendencia, nacimiento, crianza y aventuras del Grupo Scout Mainake 289", “El Forofo” y “El Tardío”. Esta actividad “periodística” se repetiría en el Grupo en posteriores ocasiones. Citemos, a modo de ejemplo, el periódico “Pañoleta” en el año 91.

Con pocos medios, pero con la mayor ilusión, cada excursión, cada campamento, se convertía en una aventura. Con el “4-lata” de Paco Heredia, que tantas veces traía y llevaba los materiales, las famosas rifas del chivo, que varios años se sorteó y nunca le tocó a nadie, las Verbenas Pro-Campamento de verano, en las que cada Unidad ponía su puestecito para vender las manualidades que se habían ido realizando en las reuniones anteriores, la lotería, o más recientemente las cenas con los padres o las casetas en la Feria de San Miguel. De una manera u otra, el Grupo siempre ha intentado recaudar fondos para financiar sus actividades y abaratar el precio de los campamentos.

Tantos Campamentos de verano ya. Tantos momentos imborrables. Desde el primero, que tuvo lugar en Cabrillas, el “Pinar” en el Alcázar en el 77, el del Río Turón en el 78, el del 79, en que la Manada estuvo en el Alcázar y la Tropa en la Fuente del Esparto, hasta el más reciente en 1996 en los Tornos (Parque de Los Alcornocales), hemos recorrido los parajes más bellos de nuestra Comunidad Autónoma: el Robledal en 1980, en el 81 de nuevo en el Alcázar, donde repetiríamos en el 85 con el campamento “Ciruela”, la Sauceda en el año 82, la Cañada de las Fuentes en la Sierra de Cazorla los años 83 y 84, la Serranía de Ronda con Los Sauces en el 86 y la Fuensanta en el 90 (éste junto al Grupo Loyola), la Cañada de los Cazadores (Huescar) los años 92 y 93... e incluso fuera de Andalucía, el campamento “Tía Julia” en el 95 en Asturias, si bien ésta no sería la primera vez en salir fuera, ya que con anterioridad, en septiembre de 1985, viajó a Asturias la Unidad Esculta, y en 1993 el Clan Rover realizó el Camino de Santiago coincidiendo con el año Jacobeo.

Y normalmente cada campamento con una ambientación especial, bien para todo el Grupo, como el de “Camelot” en La Alcauca en 1987 o el de “Moros y cristianos” de El Robledal en 1988, bien con distintas ambientaciones según la dinámica propia de cada Unidad. Podemos citar el de la Resinera en 1989, en que la Manada basaba su Caza en el Olimpo y la Tropa su Aventura en los Osos Gummy, el de Linarejos (S.de Cazorla) en 1991 con indios la Manada y la Tropa Gilwell y piratas la Tropa B.P., o el de La Morringa (S.de Segura) en 1994, cuya ambientación fue de masais y zulúes.

En fin, son tantos los campamentos y tantas las fechas a recordar que resultaría interminable relatar cronológicamente cada hecho histórico del Grupo. Sobre todo porque en la memoria de cada scout que ha estado entre nosotros existen días claves a recordar, y habría que contar tantas historias como miembros ha tenido este Grupo.

Sin perjuicio de ello, hay datos que todos coincidimos que hay que resaltar. Citemos como muestra la 1ª EXPO-SCOUT que organizó el Grupo el año 1980 en el local de Santa Rosalía, el Premio que ganó nuestra Patrulla Canguro en el Juego Inter-Tropas celebrado en 1981 en El Serranillo junto a todas las Tropas Scouts de Málaga, o el primer Camporee Esculta de Andalucía, que tuvo lugar en 1984 en Los Sauces y en cuya organización desempeñó una importante labor nuestra Unidad Esculta.

En ese mismo año, 1984, fue la primera vez que el Grupo tuvo Castores, los más pequeños del Grupo, con sus camisas amarillas. Esta experiencia no se repetiría hasta la Ronda 92-93, con la creación de la Colonia de Castores “Kiowa”, esta vez ya con sus uniformes azules, como el resto del Grupo.

El cambio del color de uniforme a nivel nacional fue chocante en principio, acostumbrados como estábamos a distinguir a los lobatos por su camisa gris, el resto con su uniforme marrón... Esta decisión vino motivada por la intención de identificar el Movimiento Scout con el color azul, símbolo de Servicio, al ser nuestra divisa el estar “Siempre Listos” para servir a los demás.

La idea del servicio a la comunidad y la solidaridad con los más necesitados, como en todo Grupo Scout, ha estado presente en el nuestro a lo largo de su historia.sede de la O.N.C.E. 4-1-2003 Dejando a un lado actividades puntuales, podríamos destacar la colaboración en la recaudación de fondos para la Campaña “AYÚDALE A CAMINAR”, realizada a nivel nacional por A.S.D.E. coincidiendo con la celebración del Año Internacional de los Disminuídos en 1981, el Proyecto “DURILLO A DURILLO A SOMALIA UN BOCADILLO” en 1993, cuya recaudación, plasmada en una larga fija de duros que superó los 3 km. en el Paseo Marítimo de Torre del Mar, se destinó a “Médicos sin Fronteras” (organización con la que el Grupo colabora desde entonces), la campaña “UN MURAL PARA RUANDA”, o más recientemente en 1996, la ayuda al proyecto “Pro-Residencia Asistida de la Tercera Edad” de Vélez-Málaga. Y por supuesto, cada Navidad, “LOS REYES MAGOS EN TU CASA”, actividad que, realizada por 1ª vez en 1992, se viene repitiendo año tras año llevando la ilusión a muchos hogares, destinándose los fondos que se consiguen a distintos colectivos sociales.

Pero remontándonos de nuevo hacia atrás en el tiempo, hemos de resaltar una actividad que incidió profundamente en la trayectoria del Grupo. Fue en 1987, cuando con ocasión de la celebración del 15º Aniversario, se organizó nuevamente, como en 1980, una EXPO-SCOUT, esta vez en la Sala de Exposiciones de Unicaja. Tal fue el éxito de la misma, que llovieron las solicitudes de ingreso en el Grupo. De tal forma, que en la siguiente Ronda Solar hubieron de crearse 2 Manadas: la Mowgli y la Seeonee, que permanecerían hasta su refundición en la Ronda 92-93 en la actual Manada Mowha.

Esta circunstancia, lógicamente ocasionaría un efecto cascada con la posterior creación en la Ronda 89-90 de 2 Tropas Scouts: la Gilwell (integrada por las patrullas Antílope, Canguros, Mapaches y Murciélagos) y la Baden Powell (con las patrullas Buitres, Hipopótamos, Castores y Patos de Mar). Y más tarde 2 Unidades Esculta: la Pitufos y la Philia, y la Colonia de Castores, que ya hemos mencionado

A ello contribuyó también el hecho de que el Grupo Scout cada vez era más conocido en la calle, fundamentalmente debido a las grandes campañas de ayuda social a que ya hemos hecho referencia, o a actividades como el Día del Scout el 4 de febrero de 1989, organizado en Vélez con gran éxito por nuestra Tropa Scout, y al que asistieron todas las Tropas de Málaga (por cierto, este año la Tropa tuvo que irse a Santa María mientras se arreglaba el techo de Santa Rosalía, que se estaba derrumbando), o la participación el el I Salón para la Infancia y la Juventud de la Axarquía “JUVENAX`91", con la instalación de un “stand” explicativo del Movimiento Scout.

Todo este proceso coincidió con una época en la que no hubo demasiadas dificultades a la hora de encontrar scouters que se hiciesen cargo de las distintas Unidades, eterno problema de este Grupo. De hecho, y desde una perspectiva de futuro, hubo que plantear la eliminación progresiva de esta duplicidad de Unidades, pues si bien solicitudes de ingreso siempre hay en espera, la organización de un Grupo tan numeroso y la posible escasez de scouters en años venideros hacía necesario racionalizar nuestra estructura, en aras a ofrecer como siempre calidad en la educación que el Método Scout exige impartir.

De esta forma, en la actualidad el Grupo Mainake se organiza con la siguiente estructura:
- Manada “Mowha”
- Tropa “Ballix”, integrada por las patrullas Antílope, Buitres, Canguros y Aguilas
- y el Clan Rover “Impeesa”

La Manada y el Clan Rover se reúnen en el Aula Prefabricada instalada junto al Estadio “Vivar Téllez”, cedida por el Ayuntamiento, y la Tropa en Santa Rosalía, local que el Obispado siempre nos ha permitido usar. Allí se ha instalado el Rincón Histórico del Grupo, testimonio material de una historia que se sigue escribiendo sábado tras sábado, como siempre, de 4 a 6 de la tarde. Como en broma se decía hace años, el artículo nº11 de la Ley Scout establece que “El scout nunca ve la película del sábado por la tarde”.

Y en este tema de locales, hemos de mostrar el mayor agradecimiento a aquellas personas que desinteresadamente nos han ofrecido un espacio donde desarrollar nuestras actividades. Desde la fundación del Grupo se han utilizado, durante más o menos tiempo, diversos locales: la Casa Cervantes, el de la Jufra, la cochera de la familia Herrera-Fernández, la de la familia Heredia-Fernández, el local de Juan Peláez en la C/ Pío Verdú, la Iglesia de Santa María, la Fábrica de Quesos, la antigua tienda de Felipe Rueda, la “Casa de Campo” en la Cruz Verde, las Aulas Prefabricadas, y el más emblemático: Santa Rosalía.

Incluso podríamos incluir en la lista uno más, aunque sólo se utiliza una vez al año: el Salón de Actos del Instituto “Reyes Católicos”, lugar en el que desde hace muchos años y gracias a la ayuda de Charo Cuadrado, quien fuera la 2ª Jefa de Grupo que tuvimos, celebramos las Veladas de Navidad, donde la habilidad artística de cada Unidad se pone de manifiesto y hemos pasado momentos de diversión imborrables. Hay sketchs de nuestro Grupo que se convirtieron en una institución: el de la Wafen, el del pollito, el enano... actuaciones que en tantos fuegos de campamento se volvían a repetir y siempre nos hacían no parar de reir, como si fuese la primera vez que se representaban.

Y dentro de esta faceta “artística”, ¿cómo olvidar los Festivales de la Canción? En 1984 el Grupo asistió al XI Festival Nacional de la Canción Scout, organizado en Alboraya (Valencia) con la canción “Espíritu de Promesa” (la de “mochila a la espalda”, como normalmente se conoce). La siguiente vez fue en el II Festival de la Canción Scout de Andalucía, celebrado en Málaga en 1993, con la canción “Recuerdos”. Al año siguiente en San Fernando (Cádiz), con la canción titulada “Yo te respetaré”. En fin, desde 1993 nuestro Grupo cada año presenta una canción para el Festival. Hasta ahora no hemos ganado ningún premio, pero, como suele decirse, lo importante es participar. Eso sí, gracias a ello muchos han aprendido a tocar instrumentos y en animación más de uno ha perdido la voz gritando ¡289!.

Después de 25 años, son muchas las personas que han pasado por el Mainake, diferentes Jefes de Grupo, patrullas de servicio de los campamentos, y tantos a quienes hemos de agradecer su colaboración. Una larga lista de nombres que han aportado su granito de arena para que este proyecto que se inició en el 72 saliese adelante. Y sobre todo, a los scouters, que desinteresadamente han dedicado su tiempo a la labor tan importante que pretende desarrollar el Escultismo.

25 años intentando “dejar el mundo en mejores condiciones que lo encontramos”, como decía Baden Powell.

25 años, y los que quedan...

por Ana María Garcia Conde
- Resumen histórico realizado con motivo del 25 aniversario en 1997 -