Técnicas de fisuras (cerrojos y empotramientos)

La técnica de cerrojo y de empotramiento se utiliza en la escalada de fisuras como medio de asirse a la pared sin mucho esfuerzo (al menos, no tanto como si usáramos otro tipo de agarres). Según la parte del cuerpo usada (que depende del tamaño de la fisura) podemos dividirlas en de dedos, de manos y puño, de pie, de brazo (o de codo), de piernas (o de rodilla), de cuerpo.
Para todas las siguientes explicaciones nos imaginamos una fisura vertical.

Cerrojo de dedos: Adecuado cuando la fisura es estrecha. Se introducen los dedos hasta la mitad dentro de la fisura con el pulgar hacia abajo; entonces se gira la mano como queriendo poner la palma cara abajo (retorciendo un poco los dedos), creando así una buena sujeción en cuanto se cargue de peso. Advierto que se crea una posición algo forzada que puede producir lesiones (sobre todo en caso de caída)

Empotramiento de dedos: Adecuado cuando la fisura es estrecha. Se introducen los dedos hasta la mitad dentro de la fisura con el pulgar hacia arriba; entonces se flexionan los dedos en un arco donde quedan en contraposición dentro de la fisura las yemas con los nudillos. Es el sustituto del cerrojo de dedos y si bien es menos lesivo, es menos efectivo.

Empotramiento de mano: Indicada cuando la fisura es aún estrecha pero nos cabe toda la mano de canto. En este caso, el empotramiento lo realizamos introduciendo la mano extendida en la fisura y colocando el dedo pulgar en la palma con el que hacemos presión hasta que quede empotrada en la grieta. Si está bien ajustada incluso se puede relajar la mano con lo que obtenemos un interesante punto de descanso. El error más frecuente es no realizar el empotramiento con el pulgar encastrado entre la piedra y la palma, si no haciendo contraposición entre las yemas de los dedos y el dorso de la mano; donde además de emplear mucha más fuerza, el efecto de empotramiento es menor.

Empotramiento de puño: Cuando la fisura es lo suficiente ancha, se puede meter la mano de forma horizontal y una vez dentro cerrarla en un puño de forma que quede empotrada en la grieta entre el meñique y el índice. Este sistema es bastante eficaz una vez entrenado pero al principio nos puede parecer algo inseguro.

Cerrojo de pies: En grietas del ancho de una mano pueden meterse los pies de canto y haciendo palanca (como si quisiéramos tener las plantas hacia abajo) empotrarlos en la fisura. A la larga produce una lesión en el puente del pie (muy a la larga, pero existe)
El error frecuente es (en fisuras un poco más anchas) meter el pie horizontalmente encajándolo en la grieta (muchas veces con los dedos hacia arriba) y luego tener dificultades para desempotrarlo.

Empotramiento de brazo: También llamado empotramiento de codo, lo podremos usar en fisuras un poco más ancha que las del empotramiento de puño donde podamos meter todo el brazo (con la mano de canto) y luego rotar el cúbito y el radio (girarlo de forma que tengas la palma hacia ti) y así ensanchar los músculos, que quedan de esta forma empotrados.

Off-width de manos: Si la fisura es demasiado ancha para el empotramiento de brazo (del ancho de una rodilla) podemos usar un empotramiento doble de manos o un empotramiento de mano y puño. En ambos casos se usan las dos manos de forma cruzada. En el empotramiento doble de manos las yemas de ambas manos miran hacia la roca (las de la mano derecha en la pared izquierda de la fisura y viceversa) y con los dorsos en contacto (no olviden el pulgar en la palma). En el caso del empotramiento de mano y puño el dorso de la mano extendida está en contacto con el meñique de la mano cerrada.
Esta técnica tiene la desventaja que al usar la dos manos debemos recurrir al empotramiento de rodilla (y soltar las manos) para poder seguir avanzando lo que produce cierta inestabilidad. Cuando esta técnica se aplica en un techo, hablamos de levitación.

Empotramiento de piernas: Parecido al empotramiento de brazos. Se encaja la pierna en la fisura y se empotra, bien flexionando la pierna, bien contrayendo los músculos para que ensanchen.

Empotramiento de cuerpo: Los off-width de cuerpo son fisuras anchas sin llegar a ser chimeneas. En este caso, dependiendo de la anchura de la fisura, haremos contraposición con el brazo que esté dentro de la misma, doblado por el codo, oponiendo la palma de la mano con su tricep (o la espalda si es muy ancha) mientras que la otra mano se aferra a la arista a la altura de la cabeza o de la cadera. Los pies se empotran a lo ancho cuidando de no encajarlos demasiado o será difícil desempotrarlos; o si la grieta es más ancha, empotramos la/s pierna/s opositando la rodilla con la planta del pie (que queda mirando hacia abajo)

eugeniojuan en www.ilimitados.com

Pd.- Ni que decir tengo que para una escalada de empotramientos puede ser interesante vendarse los dedos y/o la mano con esparadrapo para que la fricción no nos cause rozaduras. Además, también reduce el dolor al empotrar. Por otro lado, los que escalamos exclusivamente en caliza pocas veces tendremos que aplicar estas técnicas de fisura en su plenitud, dándose más estas estructuras en roca granítica o de arenisca.

Texto con licencia Creative Commons, si lo copias y difundes, no olvides citar la fuente (http://www.ilimitados.org) y al autor.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.